La presencia y los niños estresados

Si observamos a los niños pequeños, nos damos cuenta de la ilusión con la que se encuentran cada objeto, cada ser, cada situación que sucede. No están en el fin, si no en el ahora, en el vivir totalmente presentes.

 Recuerdo ver a dos niños jugar a asustarse, uno se tapaba con una sábana, la levantaba y decía: ¡Uh!, la otra niña se reía y tomaba su turno para hacer lo mismo. Estuvieron así durante horas, riendo sin parar.
 
La educación tradicional y el estilo de vida de hoy en día suele acabar con esta presencia. Es un mundo de objetivos, fichas, evaluaciones, exámenes… Como si hubiera una carrera que ganar, algún sitio al que llegar, raudos y veloces, sin tiempo para sentir ni disfrutar del camino, sin tiempo para asimilar las experiencias y los conocimientos. Desde los tres años ya tienen que ir bien en inglés, aprender a tocar el violín y empezar con actividades extraescolares, ir de excursión y salir del nido materno, incluso a dormir fuera.
 
Y los niños se adaptan a todo, si les exigimos todo esto, intentarán conseguirlo, y así se convierten en pequeños hombres y mujeres de negocios, estresados por su productividad y por llegar a donde se les requiere.
 
Qué diferente es cuando se les permite jugar todo lo que quieran durante su primera infancia, sin prisa. Cada paso es único y requiere toda la atención, se desarrolla la concentración, la fuerza de voluntad, la vivencia de su propio cuerpo físico, y no sólo de su mente. El desarrollo físico está completamente ligado al desarrollo de nuestras capacidades de aprendizaje; cuando un niño no se ha movido lo suficiente en sus primeros años de vida, no consigue inhibir reflejos que luego obstaculizan su aprendizaje y se convierten en la causa de su fracaso escolar.
 
Si fuéramos capaces de permanecer con ellos en el presente, en vez de pasarnos el día exigiéndoles rapidez, diciéndoles lo que haremos el día siguiente, la semana siguiente o el año siguiente… Aprenderíamos con ellos a olvidar el estrés y ser más capaces de resolver nuestros problemas con concentración y total presencia.
 
Es la forma más sencilla y eficaz de estar presente, ser un niño. En vez de intentar hacer de ellos pequeños adultos, podríamos empezar a observarles con cariño, tiempo y empatía y descubriríamos qué es lo que verdaderamente necesitan, qué es lo que les sienta bien… y los niños crecerían sanos y felices.
Y quizá nosotros también.

Artículo publicado por Misait

 Sara Justo Fernández
Formadora de maestros, especialista en pedagogía Waldorf.

Un comentario sobre "La presencia y los niños estresados"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .