Clase de arte. 3º

En la tercera clase se trabajan principalmente las imágenes de la mitología hebrea, empezando por la creación del mundo. Esta experiencia acompaña de forma profunda el momento evolutivo del niño, que está entrando en el Rubicón y se siente por primera vez expulsado del paraiso que es la primera infancia, percibiéndose como un individuo separado del mundo. El hecho de recrear el mundo con el pincel vuelve a crear un vínculo entre el niño y su entorno.

Aquí podéis ver la separación de las aguas, la luna, el sol, los planetas, los animales, los peces y las aves, etc. La imagen humana se representa como la mezcla de todos los colores en un arcoiris, de la forma que cada uno elija.

Se siguen creando los colores a partir de la mezcla de los colores primarios y, tras dos años de práctica, los niños empiezan a tener mayor precisión a la hora de combinarlos y manejar el medio acuoso.