¿En qué consiste ser maestro?

Hace unos días tuve un momento de iluminación; observaba a mis alumnos mientras dibujaban en sus cuadernos una figura geométrica que había en la pizarra. Y me di cuenta de que varios niños, que unos meses antes no eran capaces de reproducir la forma por si mismos, ese día sí que lo conseguían.

Y entonces pensé que yo no había intervenido de forma directa en ese aprendizaje, no les había dado indicación ni técnica alguna. Lo habían conseguido por si mismos, a través de la práctica y su propio proceso interior. Me maravillé al pensar lo hermoso que es ver cómo el ser humano aprende sin más, en el momento preciso en que está preparado para ello.

Y empecé a recordar otras experiencias, por ejemplo, explicando matemáticas. Hay niños que tienen un ¡eureka! casi instantáneo, sin necesidad de explicación alguna. Hay otros que no, y mientras tú como maestro estás buscando un modo distinto de explicar algo, ellos están en su interior, intentando entender a través de sus propios razonamientos, aquello que están percibiendo. Es más, incluso cuando encontramos otras maneras de explicar lo mismo, si no es su momento, no sucederá absolutamente nada. Y, sin embargo, un mes después, con la más simple de las explicaciones, o sin más, de forma repentina, lo van a entender y lo van a hacer suyo.

En otra ocasión, explicando el minimo común múltiplo, eran ellos, mis alumnos, los que daban definiciones de lo que podía ser aquello. Y entre todos, consiguieron explicar qué era y para qué se utilizaba. Esto ya en sí mismo es impresionante, pero lo que verdaderamente me dejó boquiabierta fue cuando pregunté si podían imaginar qué sería el máximo común divisor y una alumna me contestó con la definición exacta y también explicó, deduciéndolo del concepto anterior, la forma de hallarlo.

Y pensando sobre todo esto llegué a la siguiente conclusión; no se puede “enseñar” matemáticas, en realidad, aún estoy reflexionando sobre si se puede enseñar ninguna materia en absoluto…

¿Y entonces? ¿En qué consiste ser profesor? ¿Qué significa ser maestro? Y la respuesta que me llega es aquel que presenta nuevas situaciones, nuevas experiencias, aquel que va encendiendo el fuego de la pregunta, de la curiosidad, aquel que va abriendo ventanas y puertas por las que se ven infinitas opciones que pueden ser exploradas…. y sobre todo, aquel que consigue mantener intacta la inocencia infantil, las ganas de investigar el mundo, y que no mata con el mayor de los tedios, la reprobación y la repetición de conceptos lejanos, ese espíritu de búsqueda que vive en el corazón de los niños.

Y esa persona amable y cercana que te acompaña, con la que te sientes a gusto, y que confía en que eres capaz de conseguir todo lo que te propones…

Ahí es ná…

Sara Justo Fernández
Formadora de maestros, especialista en pedagogía Waldorf.

Las imágenes y su valor pedagógico en la enseñanza de las matemáticas

Hace tiempo que observo el gran valor de las imágenes y cómo su uso en la comunicación y en la enseñanza facilitan la comprensión y el recuerdo de nuevos aprendizajes.

En este artículo lo voy a relacionar con la enseñanza de las matemáticas, que es el tema que nos ocupa pero, en realidad, es un enfoque que sirve para cualquier tema que queramos tratar con los niños, tanto temas emocionales como académicos.

Hay varios motivos que se relacionan con el valor de lo imaginativo: por un lado, los niños aman los cuentos y los viven en primera persona, sintiendo cada emoción que sienten los personajes, identificándose con ellos, reconociéndose, experimentando sus aventuras. Esto hace que haya un componente emocional muy grande en cada historia y que la vivencia perdure en el tiempo y también en el alma del niño. Por otro lado, el lenguaje de los niños, la comprensión que tienen de la vida, se parece mucho más a algo imaginativo que a una descripción objetiva de un concepto.

Veamos un ejemplo:

Intentemos explicar a un niño de cinco años la multiplicación.

Podemos explicarlo de forma conceptual y verbal: una multiplicación es la operación matemática que acumula cierto número de veces una cantidad concreta. Podríamos utilizar palabras más cercanas al niño, pero en cualquier caso lo llevaremos a su mente, y su cerebro, recién estrenado, es posible que se canse y se pierda a mitad de la explicación. O quizá pueda comprenderlo pero sin asociarlo a la experiencia real de la multiplicación.

Otra opción puede ser contar un cuento en el que haya un personaje que ama las piedras preciosas, y lo caracterizamos como alguien muy ordenado, muy atento, describimos en detalle su físico, su carácter, y explicamos que, para saber siempre cuántas tiene, las va acumulando en saquitos donde caben cierto número de piedras (por ejemplo cinco), y luego va contando los sacos que tiene (por ejemplo 3) y en su cabeza ya sabe cuántas tiene en total. ¿Cómo lo hace? Sabe que tiene cinco piedras tres veces. Ese personaje va a ser una vivencia para el niño, va a ser un recuerdo, un ser amado, y a la vez, el carácter de la multiplicación. Muchos niños al final del cuento dirán que tiene 15 piedras, aún no pueden explicar cómo lo han hecho, pero ya han empezado a multiplicar.

En el día a día en la escuela, observo cómo los conceptos que han sido presentados en forma de imagen se comprenden mucho mejor, y se trasladan a la vida instantáneamente, haciendo que los niños generalicen su conocimiento y realmente entiendan cada concepto.

En el área de matemáticas yo diría que es dónde menos se utiliza y más se necesita. De hecho, es mucho más difícil encontrar una imagen adecuada y trabajar con ella que explicar a los niños de forma mecánica cómo realiza cualquier operación en un papel, pero en ese camino fácil no hay comprensión. La mecanización del cálculo es un paso importante, pero es primordial que suceda después de la comprensión de lo que se está haciendo.

Es por eso que me he decidido a publicar mis apuntes de estos años, pues veo a niños felices que aman y entienden las matemáticas. Francamente no soy una experta en matemáticas, pero creo que puedo ayudar a dar otra perspectiva a la manera en que se enseña esta materia en los primeros años, y me gustaría, desde la mayor humildad, que esto pudiera ayudar a maestros y a niños a disfrutar plenamente de la magia de los números.

Estos apuntes tendrán forma de cuento con guía pedagógica para padres y maestros y verá la luz un día de estos, os mantendré informados… 

Sara Justo Fernández
Formadora de maestros, especialista en pedagogía Waldorf.